Oscar Amaya

Oscar Amaya

Columnista

Quiero comenzar este artículo con una pregunta que me formule hace unos 7 años   cuando tome la decisión de seguir mis instintos y dejar lo seguro de un trabajo para iniciar este viaje fantástico de lo que es el emprendimiento ¿EMPRENDO O TRABAJO?

Esta pregunta rondo mucho por mi cabeza   hasta que encontré lo que verdaderamente era lo que deseaba hacer el resto de mi vida, para ello tuve que aprender cuatro aspectos fundamentales que yo llamo las cuatro estaciones del emprendimiento   que ahora enseño en cada seminario, charla, taller de emprendimiento que imparto en cada país, cuidad instituto, universidad o cámaras que me toca visitar.

El ser emprendedor es por mucho un desafío lleno de obstáculo, recordemos que el orden social en el que nos desarrollamos le interesa sobremanera que sigamos siendo empleados; sin embargo, el poder desarrollar   la actitud y la vocación emprendedora nos cambia por completo nuestra forma de pensar y por supuesto la vida.

Este viaje comenzó de la manera siguiente:  

Primera  Estación : Este viaje lo inicie  primero preguntándome  que debía hacer  pero a su vez dándome cuenta y definiendo LO QUE AMO HACER,  es allí  donde aprendí que para poder emprender  debes sentir pasión por lo que haces , fue  precisamente en ese momento   recordé una gran frase de Confucio  que dice ´Escoge un trabajo que te guste , así  no tendrás que trabajar  ni un solo dia de tu vida´ y cuando descubres esa pasión  llegas a la misión del porque  emprender que se traduce en la razón fundamental que te moverá  para alcanzar el propósito  final.

He visto en todos estos años que llevo trabajando con emprendedores como mueren sus sueños poco a poco porque no sienten esa pasión por lo que hacen aun con el potencial necesario para llevar a cabo su proyecto, pero sus miedos son mayores aun y cuando exista en ellos   la vocación por emprender.

Segunda Estación : En mi segunda parada  inicie pensando que cuando   por fin  haz descubierto  tu pasión  y la misión fundamental de tu emprendimiento como  me tocó a mí , debí  observar atentamente  todo a mi alrededor   para descubrir  LO QUE EL MUNDO  REALMENTE NECESITA  , este  proceso de observación es vital  para  definir   si  tu emprendimiento  o tu idea de negocio es realmente lo  que satisface  la necesidad  de tus futuros clientes , aquí  nuevamente  esta  inserta la misión  de tu emprendimiento  que como dijimos anteriormente es razón fundamental que te moverá  para alcanzar el propósito  final.

Para ello también necesitamos definir   la vocación emprendedora , según  María del Carmen Cabrera, La Vocación emprendedora está relacionada con aportar algo a nuestra comunidad, con hacer lo que nos gusta y sabemos hacer, pero en ello van implícitas muchas otras cosas, como la pasión por innovar, por buscar soluciones y nuevos caminos, por investigar y por llegar a donde otros no han llegado, Esta vocación es el llamado al emprendimiento  que grita  en esa voz interna  para relacionarla con nuestros propósitos  y nos conduce por el camino del emprendimiento con perseverancia, responsabilidad, fortaleza de carácter y, sobre todo, autoestima y autoconfianza.

Tercera Estación  : Mi tercera parada   fue cuando descubrí lo que el mundo necesitaba este viaje me llevo  a un aspecto esencial dentro del emprendimiento  y es  que  de todo lo  que deseaba  realizar que era aquello  que realmente  necesitaba el mercado  y sobre todo  por lo que me iban apagar, aquí  se encuentra junto con la vocación que  aporta  algo  a la comunidad,  la profesión  con la que haces  tu trabajo  que parte de como entiendes  el emprendimiento   y la praxis que te lleva  a analizar  que el fracaso  forma parte  del camino  hacia el éxito , este fracaso  desde luego  no se personaliza  sino que debe motivarnos  a   buscar  mejores  soluciones creativas que generen suficiente valor para que el  mercado sea capaz  de pagarte por lo haces.

Cuarta Estación: Al llegar a mi última parada reflexione sobre  mis tres estaciones anteriores donde pude descubrir  lo que amaba  hacer ,  lo que   el mundo necesita  y sobre todo  por lo  que  me iban a pagar, así pase  un camino  extenso   pensando  y reflexionando  lo que realmente  hago bien,  ya que aquí  residía el éxito  del emprendimiento, esto  me llevo a recordar   la pasión que debía sentir por aquello que  marcaria  el resto de mi vida  y nuevamente reflexiones profundamente en la frase de Confucio, solo así pude definir realmente el  tipo de negocio  que deseaba  desarrollar, en esta etapa del viaje  descubrí  finalmente  que el camino más viable  era EMPRENDER, no solo para poner una empresa , sino   para seguir  mi propio  camino  en la vida , que  debía cultivar  con  una actitud  que me permitiera desarrollar  el potencial  interno ,  para ello  tuve que escuchar  con  mucha atención  mi voz interna,  que  me  aclaraba   mis dones   y talentos  innatos  que me permitieron visualizar lo que amo  hacer  , esta última estación también   me revelo  mi misión  y mi propósito  transformados   en la pasión por emprender.

Este magnífico viaje   me permitió reunir estas cuatro estaciones y descubrir   el verdadero propósito de emprender y ese es AMAR Y CREER EN LO QUE HACEMOS… Recordemos que el viaje del emprendedor consiste en reconectar con la semilla con la que nacimos que es nuestra esencia lo que realmente somos.

The following two tabs change content below.

CAINEM

Artículos de CAINEM (Ver todos)

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: