Mario Cañas

Mario Cañas

Columnista

– Desde tu concepción hasta su nacimiento –

¿Te has puesto a pensar en eso alguna vez?

En un momento determinado de tu vida, estuviste en competencia contra millones al mismo tiempo y tú ganaste.

Desde que se formó tu cuerpo, se desarrolló y fortaleció para nuevas batallas, después de estar en la oscuridad y calidez del vientre materno, tuvo que luchar para salir a la luz haciendo esfuerzos extraordinarios para nacer, y sabes, si estás leyendo esto, confirma que lo lograste.

Para que aparecieras en esta tierra, has librado numerosas batallas (algunas conocidas otras desconocidas), y a la fecha, todas han sido concluidas con éxito.

En toda la historia del mundo, y del universo conocido, no hay nadie como tú, ni lo habrá en todos los tiempos venideros, jamás habrá otro igual.

Eres una persona muy especial, es más, para que tuvieras la oportunidad de poder leer esto, de seguro luchaste y perseveraste sin cesar para aprender, y a la fecha existen muchos otros logros en tu vida que no has sabido medir ni valorar, como caminar, correr, hablar, etc.… Hay muchos, que no saben o pueden hacerlo, eso es un éxito más a tu vida.

Recuerda que naciste para alcanzar todas tus metas y sueños, cuales quieras que sean, aún con las dificultades y obstáculos que veas en tu mente, jamás se compararan a las que ya superaste, y las que próximamente superaras.

Toda persona lleva la victoria incorporada, la actitud con que se determine a realizarlo, es la que la atraerá a tu realidad.

Para superar tus límites te sugiero:

  1. Enfoca tu objetivo y lucha hasta el cansancio por alcanzarlo.
  2. Persevera, aunque te enfrentes a mil y una barreras en tu camino, sigue adelante.
  3. Levántate cada vez que caigas, no te quedes lamentando, renueva tus energías.
  4. No desistas, aunque tus fuerzas flaqueen, y los pensamientos negativos bombardeen tu interior, continúa tu camino, redobla esfuerzos y recarga tu mente de positivismo.
  5. ¡Si se puede! Aunque existan otros que te diga que no, continúa tu camino al éxito.
  6. Motiva a otros para que logren sus propias metas.

Tú tienes voluntad sobre sus pensamientos. Lo primero que debe vencer, es tu mente, ella le dice cuáles son tus limitaciones, cambia esos pensamientos y confía más en Dios haciendo crecer tu FE.

The following two tabs change content below.

Mario Cañas

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: