César Rodríguez

César Rodríguez

Columnista

Paolo Guerrero es una marca, una marca personal. El capitán de la selección peruana es, de lejos, el personaje más querido y rentable de hoy. Pero, cómo hizo para lograr afianzar ese lazo con el público. Y cómo tú puedes hacer lo mismo.

Para empezar, todos somos una marca: Nuestro nombre, forma de ser, amigos, familiares, todo nuestro entorno influye. Y, en la era de las redes sociales mucho más. Por eso, es esencial para todo profesional mantener actualizado su perfil en las redes y saber administrarlo.

Esto es importante, porque es la imagen y la representación de ti mismo, esta te distingue, por ejemplo, cuando buscan saber un poco más de ti. Por eso, piensa bien la imagen que eliges proyectar. Facebook, Twitter y LinkedIn forman parte de nuestras vidas, porque a través de ellas, nos buscan y se interesan por nosotros.

 Administrar tu marca personal es saber representar lo mejor de ti: cómo te comercializas, la imagen que proyectas, darte un norte. Si bien, los sitios como las redes sociales predominan sobre la participación en un entorno social, es aconsejable revisar su contenido, y tener en cuenta que su repercusión nos impacta positiva o negativamente según sea el caso, sin embargo, son plataformas muy útiles en las que te puedas ayudar para darte a conocer como marca y ofrecer tus servicios profesionales de una manera más sencilla en esta era digital.

 Cómo construimos una marca personal de modo que se articule fácilmente en un entorno dinámico y se comunique con todas las personas a las que deseamos llegar. La respuesta es siendo nosotros mismos, reflejando comportamientos y acciones reales y genuinas. En otras palabras, será lo que “’vivirá y respirará” cada uno de su marca personal. Para lograrlo te dejo 3 consejos:

 1. Resuelve lo que te apasiona

Tu marca personal debe adaptarse y reflejar tus gustos e intereses. ¿Qué es lo que quieres hacer, y qué atributos y cualidades expresan tu pasión? Si quieres ser un orador profesional, acércate a alguien de quien puedas aprender, que cuente con habilidades para hablar en público y ambición en tu campo de especialización. Escucha, imita y aprende.

 2. Establecer y administrar una presencia en las redes sociales

Crea perfiles que reflejen tus pasiones en las plataformas de redes sociales. Maximiza tu perfil de LinkedIn para dar a conocer tus intereses, habilidades y pretensiones, es importante. Si estás activo en Facebook y Twitter, asegúrate que tu perfil y la información que compartes en esas plataformas sea coherente con el tono general y el mensaje que buscas reflejar.

 3. Haz un plan para ti

¿Cómo usarás tu marca personal? Del mismo modo que cualquier marca comercial o corporativa tiene planes, metas y objetivos, debes crear una ruta de desarrollo para  que aproveches al máximo tu entorno. Comienza a hacer contactos, tomar decisiones y planear movimientos profesionales que estén en línea con tu marca y su propósito de vida… a corto, mediano y largo plazo.

 Pensar en tu marca personal es particularmente importante si estás buscando nuevos rumbos de crecimiento personal y/o profesional o estás considerando cambiar de trabajo o de carrera. Al crear y darle forma, puedes obtener una idea más clara de lo que desea lograr, cómo debes ser percibido para obtenerlo y cómo puedes comercializar los atributos necesarios para las audiencias relevantes. Recuerda como dijo Jeff Bezos fundador de Amazon “Tu marca es lo que dicen de ti cuando no estas presente”.

 

The following two tabs change content below.

César Rodriguez Arce

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: