Daniel Carrillo

Daniel Carrillo

Columnista

Esta es mi primera participación como bloguero y no sé si me siento ansioso de leer los comentarios de las personas que me lleguen a leer o si me siento con pena porque nunca pensé que llegaría a hacer esto. De cualquier forma seguiré ya que conforme voy escribiendo me siento más cómodo y con ganas de platicárteles sobre un tema que me trae sin dormir (aparte de las deudas) desde hace ya unos meses y el cual me parece muy interesante.

*El emprendimiento en tiempos de millenials

Dentro del ecosistema emprendedor de México el “Emprendimiento” es definido como la acción de innovar un servicio o producto y con esto crear una línea de negocio. Esta definición es acompañada con el hecho de crear una empresa que en la mayor parte de las ocasiones cuenta con altos índices de incertidumbre financiera.

En mi país la verdad es que estamos haciendo las cosas bastante bien y eso lo deberíamos de celebrar. Por mi parte me he dedicado desde hace 9 años a mentorear proyectos de alto impacto en toda la república y me doy cuenta que el día de hoy hemos avanzado muchísimo.

Justamente el día de hoy me di cuenta que me ha tocado vivir la transición entre el emprendimiento tradicional y el emprendimiento millenial. (Y créanme que se de lo que les hablo)

Hoy en día en México según estudios realizados por mi equipo de investigación de mercados emergentes en las universidades nacionales, el 85% de los universitarios sueñan con emprender su propio negocio. Esto quiere decir que de un salón de 40 estudiantes, 32 sueñan con emprender.

55 % Dice que quiere emprender porque así  ganara dinero haciendo lo que más les gusta y apasiona.

23 % Porque cree que así se podrá especializar profesionalmente como mayor le plazca.

12 % Porque piensa que tiene más posibilidades de hacerse rico emprendiendo que trabajando para alguien.

10% Porque simplemente no quieren tener un jefe.

La realidad es que solo el 10% de ellos lograran emprender, pero no en la universidad sino de 3 a 12 años después de haberse graduado.  (El 33% de los emprendedores en México tienen entre 25 y 34 años)

Este tema a mi me apasiona de una sobremanera ya que ni siquiera llegan a la métrica nacional de empresas que fracasan, ya que ni siquiera intentan salir al mercado, se quedan en proyectos universitarios olvidados entre las paredes de las facultades.

Esto a mi me habla de un tema más de actitud que de aptitud, ya que si bien es cierto que en las universidades no cuentan con todas las herramientas necesarias para impulsarlos si cuentan con muchísimos programas y alianzas para que lo logren.

Por otro lado vivimos en una época de decadencia social. La revolución tecnológica la cual trajo con ella las redes sociales esta cada vez afectando más a nuestros emprendedores por su facilidad de acceso a la satisfacción inmediata.

Yo soy millenial pero por el año en el que nací (88) no porque en verdad haya crecido con tecnología (Lo cual define al millenial entre otras cosas)  Recuerden que estas etiquetas generacionales son impuestas en USA para el mundo. En México como en LATAM no crecimos con la tecnología como lo hicieron las personas de nuestra misma edad en USA. Somos la generación que nos toco vivir la transición de jugar en la calle a jugar en una tablet.

Las redes sociales utilizadas como herramienta de comunicación, Mkt y comercialización son impresionantes, pero usadas como universo vital son pésimas. Les ha enseñado a los jóvenes y no tan jóvenes a obtener algo que yo llamo “Satisfacción inmediata”

Todo tienes a la mano y rápido. (Comida, Carro, Casa, Ropa, Viajes Etc. Etc)

Tu felicidad está en la adicción de recibir un like y mides tu éxito a través de los seguidores que tienes. Inclusive he visto amigos que estando a un lado mío, (En extrema pereza) suben una foto a instagram de su computadora con una taza de café y como titulo ponen:

“Que la inspiración te agarre trabajando”

Por supuesto que también conozco muchas personas que si su foto no recibe los likes esperados la borran inmediatamente. ¿Y tú?

Aquí es donde se conecta el tema central.

Si esta generación está acostumbrada a eliminar de su vida lo que no les da una satisfacción inmediata, imagínense que hacen con su proyecto universitario, el cual necesita de dedicación, de tiempo, de resiliencia y adaptabilidad al cambio entre muchos otros elementos.

Por supuesto que la respuesta es que lo desechan inmediatamente y no llega a convertirse ni siquiera en un emprendimiento. Esta es una de las razones (No la única) por la cual el universitario no está emprendiendo, por no comprender que las cosas requieren de muchísimo esfuerzo y dedicación. No hay fracaso ni crisis que aguante 16 horas de trabajo al día.

Les dejo esta frase final:

“Tener likes en facebook no sirve de nada, es como ser millonario en monopoly”

The following two tabs change content below.

Daniel Carrillo

Artículos de Daniel Carrillo (Ver todos)

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: