Irina Arraiz

Irina Arraiz

Columnista

A menudo escuchamos a Conferencistas, Mentores, Coaches, Asesores, Docentes, Políticos, por mencionar algunos, utilizar  éstos términos como sinónimos. Realmente van conectados el uno con el otro, pero no son sinónimos.

Ser congruente significa ser fiel a uno mismo y mantener una relación lógica y coherente entre lo que sentimos, lo que decimos y lo que hacemos. Algo que, en principio, puede resultar tan obvio, es a menudo nuestra principal fuente de conflictos internos.

Ser coherente se aplica a la persona cuya forma de pensar no se contradice con su forma de actuar.

Si no somos congruentes y coherentes en nuestro accionar, enviamos a quienes nos siguen el siguiente mensaje “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

Vivimos en un mundo globalizado, donde cada actividad es expuesta en las redes sociales y estamos bajo el ojo supervisor de muchas personas.

Cómo líderes de equipos, debemos cuidar nuestro accionar ya que con nuestro ejemplo influimos en personas que quizás no están en nuestro entorno, pero que están ávidas de ejemplos a seguir.

Para los emprendedores, la congruencia y la coherencia, son vitales para el éxito de sus emprendimientos ya que la principal garantía de nuestro producto o servicio es la congruencia y la coherencia en la oferta que se realiza.

Por ejemplo, si ofrecemos buena calidad, presentación impecable, entrega a tiempo y resulta que los productos que utilizamos son de baja calidad, la apariencia deja mucho que desear, no cumplimos con los tiempos de entrega y encima nos escondemos detrás de una sarta de excusas no creíbles;  seguramente ese cliente no vuelva a comprar y de paso no nos recomendará a otros posibles usuarios.

Recuerda, la conexión entre lo que dices y haces es la base de una buena reputación ante los demás.

The following two tabs change content below.

Irina Arráiz

Artículos de Irina Arráiz (Ver todos)

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: