Edi Martinez

Edi Martinez

Columnista

La mayoría de las Pymes tienen sus orígenes a partir de grandes sueños y buenos deseos de posicionarse en el mercado para posteriormente ir creciendo y consolidarse; sin embargo, es muy común que los dueños no logren darse cuenta de lo que verdaderamente es urgente dentro de sus organizaciones dándole prioridad a otras situaciones lo que los hace perder el rumbo del negocio y por ende desaprovechan las oportunidades que se van presentando e incluso les toma por sorpresa lo cambiante de los mercados, ello puede traer como consecuencia un mal funcionamiento y correr el riesgo de permanecía.

Quienes están al frente de pequeños negocios y medianas empresas pueden cometer el error de olvidar lo importante que es definir un rumbo estratégico, con una visión efectiva y clara al interior de la organización en cuyo objetivo este enfocada la unificación de esfuerzos de todos los integrantes y que logre transmitirle a los clientes una propuesta que convenza al momento de elegir tu producto como la mejor opción al momento de ejercer su opción de compra.

Muchos creen que la causa de que un modelo de negocio no funcione es porque la idea no es buena o porque no cubre las necesidades que el mercado necesita, pero la realidad es que existen muchos otros factores que también pueden hacer fracasar nuestro modelo de negocio tales como la falta de compromiso de quienes colaboran para la misma o la falta de comunicación entre la estructura de la empresa.

Una mala administración de los recursos o la falta de planeación y deficiente ejecución de las metas que se tienen trazadas, pueden ser otro causal grave y esto se debe en muchos de los casos a la escaza preparación de quienes las dirigen, creen ser expertos en todas las áreas de la empresa; marketing, administración, legal, comercial y operativa pensando que solo ellos pueden hacer todo a la perfección, lo que cierra la puerta a nuevas ideas y formas de administrar de manera más eficiente los recursos con los que se cuenta.

Sin embargo las pequeñas empresas aun con todos los problemas a los que deben enfrentar, generan el 90 por ciento de los empleos en nuestro país lo cual quiere decir que es un modelo de negocio atractivo y rentable siempre y cuando opere bajo ciertas características tales como:

Un modelo de servicios de alto valor agregado

Quienes tienen un negocio en marcha pero que no está funcionando como se quisiera de seguro se preguntan, porque no vendo si mis tarifas son por demás competitivas, pero olvidan que en los mercados la principal competencia debe fincar sus bases en servicio de alto valor agregado que marque la diferencia entre lo que tu ofreces y lo que ofrece tu competidor. Respecto de que o cuales deben ser esos valores agregados, eso ya dependerá de ti y de cómo diseñes tu servicio, simplemente recuerda que entre más diferenciales tengas respecto a la competencia, buscando cubrir las necesidades de tus clientes, más te acercarás a ser su preferido y la tarifa pasará a ser un segundo plano.

¿Qué tal un ejemplo? Soy director de una cadena de establecimientos próximos a cumplir 20 años de haberla fundado, nuestro giro es la comida rápida, más específicamente hojaldras ( para quien no sepa que son las hojaldras es algo parecido a una empanada rellena de diversos ingredientes ) tipo pastes, hace poco más de 3 años apareció un competidor el cual se estableció a escasos tres locales de nuestro punto de venta, al momento de su llegada , la estrategia de competencia fue que el implemento fue la de ofrecer precios más bajos, sin embargo la nuestra fue y sigue siendo ofrecer un valor añadido a nuestro producto , para ello nuestros establecimientos están climatizados, nuestro producto se despacha en empaques que lo mantienen por más tiempo caliente y se conserva mejor, ofrecemos una amplia variedad de salsas para aderezar, así como una amplia variedad de ingredientes y asientos confortables entre otras cosas, lo que ha hecho que los clientes nos prefieran aun cuando nuestro precio es más alto, asi que como podemos observar mientras hagamos diferencia, el precio pasa a un segundo término.

Un modelo sostenible en el tiempo

Crear un modelo de negocio que sea rentable no es algo imposible, pero tampoco es una tarea fácil, sin embargo lo más difícil no es llegar sino mantenerse con el paso del tiempo y para ello debes considerar que tú eres el motor de tu empresa y de tu práctica profesional. Así que debes cuidar ese motor y la mejor forma de hacerlo es cuidando el aspecto físico y el emocional, recuerda que un negocio no se maneja solo, requiere de ideas frescas. Una vida saludable y descansar bien, permitirán mantener el motor siempre en marcha. El segundo aspecto va relacionado con las emociones, de allí la importancia de mantener un cierto equilibrio mental que te permita tomar siempre las mejores decisiones en beneficio de lo que haces en tu negocio. No olvides que se cometerán errores pero ellos solo deberán ser de utilidad aprender una lección más y no para desanimarte, pero en los aciertos que tengas y que seguramente serán muchos, debes celebrarlos pues también serán un motivador para seguir por ese buen camino.

Un modelo escalable

Que potenciales tiene tu negocio para que pueda crecer. La escalabilidad es básicamente la capacidad de crecimiento de un modelo, el cual debe estar enfocado en generar más ingresos con los recursos disponibles. Otra forma de crecimiento es mediante el esquema de franquicias, lo que te permitirá llevar tu modelo de negocio a un crecimiento mucha más rápido que si te decides a hacerlo tú solo. Imagen de la empresa. Debes contar con una diferenciación que atraiga a los clientes casi por completo y que te distinga de cualquier otra empresa del mercado.

Toda organización deberá implementar mejoras en cada uno de sus procesos y para que este cambio pueda darse de manera exitosa es muy recomendable que se lleve a cabo un análisis de la situación del proceso o conjunto de actividades que se desean transformar. La participación de los colaboradores dentro de cada una de sus áreas es importante ya que ellos también tiene su propio punto de vista y hacerlos participe seguramente traerá buenas ideas que nos ayuden a redefinir hacia donde queremos dirigir nuestra empresa pero siempre basada en: Misión, Visión y Valores. La mejora continua de los procesos, finalmente deberá estar orientada al incremento de la productividad así como una mejora en la calidad de sus productos y servicios.

Finalmente una mejora continua tendrá como objetivo desde transmitirles a nuestros clientes una imagen de certeza y seguridad en lo que está adquiriendo, hasta como tratar con nuestros proveedores, sin pasar por alto el buen trato de los colaboradores y hacerlos sentir que son parte importante dentro de la organización, todo ello nos ayudara a que nuestro producto o servicio se mantenga dentro de un excelente nivel de competitividad.

Por: Edi Martinez.

REGLAS BÁSICAS PARA LA CONSOLIDACIÓN DE PEQUEÑAS EMPRESAS.1

The following two tabs change content below.

CAINEM

CAINEM es una Red Internacional de especialistas y organizaciones que articulan esfuerzos para intercambiar experiencias y desarrollar estrategias múltiples de desarrollo de capacidades, que permitan a los emprendedores mayores posibilidades de éxito y sostenibilidad. CAINEM brinda oportunidades y espacios para que los emprendedores reciban orientación y asistencia técnica especializada para sus emprendimientos.