Ernesto Ganoza

Ernesto Ganoza

Columnista

Hace unos días vi un vídeo de una universidad conocida que hablaba acerca de emprendimiento y los factores que motivan a emprender, me llamo la atención la clasificación que hicieron, un profesor explicaba qué hay emprendedores por necesidad y emprendedores por oportunidad, indicando que los emprendedores por oportunidad tienen una mayor probabilidad de crecimiento y éxito, por otro lado los emprendedores por necesidad básicamente solo requieren cubrir su necesidades económicas básicas y por ello su crecimiento es más limitado, se dieron un par de ejemplo de estos tipos de emprendedores para reforzar la diferencia.

En lo personal me resulta interesante entender los motivos que llevan a uno a emprender, sin embargo, no creo que sea un factor determinante para su crecimiento teniendo en consideración que toda actividad es realizada por personas, y son estas personas la que determinan el éxito en el resultado obtenido, el cual no necesariamente se mide en términos económicos.

“Estoy convencido de que por lo menos la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no triunfan es la perseverancia” – Steve Jobs.

Cuando emprendemos, ya sea un negocio o una actividad personal, es porque:

  • el resultado esperado es algo que queremos obtener y este resultado es superior a lo que hoy tenemos,
  • sabemos que contamos con las habilidades necesarias para lograrlo o podemos adquirirlas y
  • estamos seguros que nos merecemos lo que vamos a obtener

Si se da el caso que dejamos de perseverar, de alguna manera:

  1. ya no creemos que valga le pena el esfuerzo,
  2. creemos que no somos capaces de lograrlo o
  3. que no lo merecemos el resultado y sus beneficios.

El primer punto tiene que ver con los cambios por los que debemos atravesar (mantener nuestro status quo, el cual muchas veces no estamos dispuestos a perder o cambiar) y los dos que siguen tiene que ver con lo que creemos más que con una verdad y esto va más allá del motivo inicial que nos lleva a emprender.

Sin importar que nos lleva a emprender, para crecer debemos tener metas claras, desafiantes y que sepamos que son posibles de lograr, puede que en un inicio emprendamos porque no tenemos otra alternativa para ganar dinero y esto nos haga avanzar más lento, sin embargo, el crear una visión de adonde queremos llegar nos impulsara a avanzar y buscar las herramientas que necesitamos.

El generar una meta para nuestro emprendimiento y en general de cualquier actividad que estemos comenzando, nos aclarara el camino que debemos seguir y con ello los sacrificios que tendremos que realizar para logarlo porque no se consigue nada nuevo si uno no suelta algo de lo que ya tiene; además con una meta clara, podremos enfocarnos para el logro de la misma, nos dará dirección y sentido, permitiéndonos priorizar nuestras actividades de manera más efectiva.

¿Cómo sabrás que llegaste donde querías si no tienes metas claramente definidas?

Por: Ernesto Ganoza

The following two tabs change content below.

CAINEM

Latest posts by CAINEM (see all)